Cruz Roja Española - Hospital de Córdoba 957 42 06 66

atencionusuario@hcrc.es

El Hospital Cruz Roja de Córdoba aplica una técnica revolucionaria para el tratamiento de las amígdalas

 La intervención es menos agresiva y el postoperatorio más rápido y menos doloroso.

 Se está aplicando sobre todo en niños con hipertrofia de amígdalas y vegetaciones y para el ronquido de adultos.

 Es el único centro hospitalario en Córdoba que aplica esta técnica.

6 de abril de 2.017.- El Hospital Cruz Roja de Córdoba está aplicando una técnica revolucionaria para el tratamiento de las amígdalas llamada Ablación por radiofrecuencia o Coblación, que tiene grandes ventajas frente a la amigdalectomía convencional (extirpación total de las amígdalas).

“Esta técnica permite realizar un corte de los tejidos o bien reducciones del volumen, similar a lo que realizaría un bisturí eléctrico tradicional o una radiofrecuencia tradicional, pero con una temperatura mucho menor, y por tanto, causa mucho menos daño en los tejidos circundantes, lo que se traduce en un postoperatorio más rápido y menos doloroso”, comenta el Dr. Rafael Sánchez Gutiérrez, especialista en otorrinolaringología del Hospital, quien está aplicando esta técnica.

La amigdalectomía por Coblación está indicada en las mismas circunstancias que la amigdalectomía convencional, si bien el prototipo de paciente sería el niño con hipertrofia de amígdalas y vegetaciones, sobretodo al que esta situación le provoca un Síndrome de Apneas-Hipopneas durante el sueño.

“La gran ventaja es que permite realizar sólo una extracción parcial y no total, como anteriormente”, afirma el Dr. Sánchez Gutiérrez, y asevera que “los métodos de radiofrecuencia anteriores no eran realmente efectivos y los tradicionales eran muy dolorosos, precisaban de mucha medicación para el dolor y conllevaban largos periodos de ausencia del colegio así como impacto en la vida familiar y frecuentación de urgencias”.

Con la Coblación, sólo se corta la parte de amígdala que le molesta al paciente. Las ventajas que conlleva: menos dolor postoperatorio, menos posibilidades de sangrado postoperatorio (hasta ahora 0 %), reducción del tiempo quirúrgico, rápida reincorporación a la actividad habitual (antes de media 8 a 10 días, ahora unos 4 días). Hay pacientes que no precisan ni analgesia postoperatoria.

 

Ver noticia en:

              

              

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *