La EMT es un técnica que permite estimular la corteza cerebral humana de forma no invasiva, indolora y sin efectos secundarios siempre y cuando se respeten los protocolos de seguridad establecidos. Su utilidad cubre un amplio abanico extendiéndose desde el estudio de las corteza motora hasta los correlatos fisiológicos de las funciones cognitivas, pasando por el tratamiento de determinadas enfermedades neurológicas  y psiquiátricas o para el estudio del tiempo de reacción.

Estimulación magnética transcraneal (EMT). Cómo se realiza la prueba

Durante una sesión de estimulación magnética transcraneal, se coloca una bobina electromagnética sobre el cuero cabelludo, el electroimán emite un pulso magnético sin causar dolor que estimula las células nerviosas en la región del cerebro que se quiere tratar, activando regiones del cerebro con actividad disminuida.

Efectos secundarios:

Eventualmente puede aparecer después de una sesión dolor de cabeza, pitido de oídos, hormigueo de la cara, que desaparecen transcurridos un breve tiempo.  Excepcionalmente puede desencadenarse una convulsión.

Contraindicaciones

Las principales contraindicaciones relativas que la EMT tiene, son mujeres en período de gestación y algunos niños menores de 2 años. En cuanto a las absolutas se encuentran: pacientes que presenten una epilepsia no controlada y enfermos con dispositivos electrónicos corporales (marcapasos, desfibriladores implantables, estimuladores del nervio vago, electrodos de estimulación cerebral profunda, bombas de insulina, etc.), elementos ferromagnéticos intracraneales y/o en la superficie de 30 cm alrededor del área de tratamiento (placas, tornillos, válvulas de derivación ventrículo-peritoneal, stents, implantes cocleares, etc., siendo segura en pacientes portadores de componentes sintetizados a partir de titanio, por ejemplo, coils o espirales endovasculares a nivel de aneurismas encefálicos

Principales usos e indicaciones - EEG

El EEG o electroencefalografía se utiliza para ayudar a diagnosticar la presencia o tipos de trastornos epilépticos y para evaluar cualquier otra patología del sistema nervioso central como tumores, infecciones, enfermedades degenerativas o alteraciones metabólicas que afecten al cerebro.

Estas son algunas situaciones en las que puede resultar útil la realización de un EE

  • Convulsiones neonatales.

  • Apnea neonatal.

  • Convulsiones febriles.

  • Valoración de la maduración y desarrollo de la actividad cerebral en el neonato, el niño, el adulto y en el anciano.

  • Síndromes epilépticos del niño y del adulto.

  • Estatus epiléptico.

  • Crisis no epilépticas.

  • Cefaleas.

  • Lesiones cerebrales focales: Tumores cerebrales, patología vascular (trombosis, hemorragia y embolia), infecciones del sistema nervioso central (abscesos, meningitis, encefalitis).

  • Traumatismos craneoencefálicos.

  • Trastornos metabólicos: Enfermedades hepáticas, renales, hipoglucemia, hiperglucemia.

  • Enfermedades carenciales y endocrinas.

  • Enfermedades neurodegenerativas: Demencia tipo Alzheimer, Demencia frontotemporal (enfermedad de Pick), enfermedad de Creutzfeldt-Jakob.

  • Valoración de la acción de fármacos psicoactivos (antidepresivos, anestésicos, hipnóticos y sedantes, ansiolíticos), antiepilépticos, analgésicos y drogas en la actividad cerebral.

  • Trastornos de conciencia, coma y muerte cerebral.

Neurofisiología Córdoba - Hospital Cruz Roja Córdoba 

Si lo desea puede solicitar una cita con nuestros especialistas en neurofisiología.

NEUROFISIOLOGÍA
CONSULTAS EXTERNAS