Traumatología

Hospital Cruz Roja de Córdoba

El Dr. Jose María Sotillo cuenta en su haber con una larga trayectoria profesional que se inició en el Hospital Universitario Reina Sofía de Córdoba en el año 1998 donde realizó el MIR y donde permaneció desarrollando su carrera médica, trabajando en distintas unidades dentro del Servicio de Traumatología.

Hemos hablado con él sobre el uso de Plasma Rico en Plaquetas en la medicina, que se utiliza para curar y reparar tejidos.

Doctor, ¿qué es el Plasma Rico en Plaquetas (PRP)?

Es una preparación de plasma autólogo – la misma persona es a la vez donante y receptora – enriquecido con una concentración de plaquetas superior a la que contiene la sangre completa. Se prepara normalmente centrifugando sangre completa autóloga y anticoagulada para separar sus componentes y concentrar las plaquetas en niveles superiores a los basales. Tras 1-2 centrifugados se obtienen 3 capas: una capa superficial que contiene plasma, una capa media que contiene leucocitos y un fondo que contiene hematíes.

Para que todos lo entendamos, exactamente ¿para qué se utiliza?

En Traumatología y en otras especialidades, el PRP se utiliza para aumentar la curación y promover la reparación de tejidos que sin ello tienen una baja capacidad de repararse. Las plaquetas contienen factores de crecimiento y citoquinas que estimulan la regeneración de los tejidos.

¿En qué casos se puede utilizar?

El PRP se utiliza en patología musculoesquelética que afecten a tejidos blandos como son las tendinopatías, y las roturas tendinosas, musculares y ligamentosas, así como en lesiones del cartílago.

¿Está contraindicado su uso en algunos casos?

El uso del PRP está contraindicado en discrasias sanguíneas, es decir, cuando exista alteración de cualquiera de las series que componen la sangre. También está contraindicado en infecciones agudas, tratamiento con antiplaquetarios y con el uso de inmunosupresores sistémicos.

¿En qué consiste el tratamiento?

Consiste en una infiltración del PRP en la zona de la lesión a tratar. Se recomienda como norma general una primera infiltración a los 3-6 meses del diagnóstico de la lesión, y una segunda infiltración con un intervalo entre 2 y 8 semanas.

¿Qué preparación deben tener los pacientes ante de acudir a la cita para realizar el tratamiento?

Todos los pacientes deben ser informados del procedimiento y solicitado su consentimiento, así como conocer su historia clínica, que no debe contemplar contraindicaciones a su utilización.

Tras la infiltración ¿pueden tener molestias o dolor o algún otro efecto secundario?

Las propias de una infiltración, es decir las comunes a cualquier tipo de pinchazo.

¿Qué resultados se obtienen?

Los resultados contemplados son muy diversos, favoreciendo en la mayoría de los casos la curación o mejoría de la sintomatología inicial por la que se indicó su aplicación.

Te puede interesar:

Operación de juanetes o hallux valgus. Sin dolor ni cicatrices
Lesiones de rodilla más frecuentes y tratamiento
¿Qué hacer ante un accidente de tráfico? – Vídeo
Ozonoterapia como tratamiento para el dolor

Traumatología y Cirugía Ortopédica – Hospital Cruz Roja de Córdoba

Consulta Traumatólogo en Córdoba

Si lo desea puede solicitar una cita médica con nuestros especialistas en traumatología y cirugía ortopédica.

Traumatología Córdoba
Cita online
CONSULTAS EXTERNAS